Ir a contenido
Oyster Stout

Oyster stout, la cerveza de ostras que te dejará maravillado

Cada San Patricio pone en el escaparate la cerveza negra de las Islas Británicas, pero no vamos a hablar de la archiconocida Guinness, sino de una variante de la stout tanto más curiosa: la oyster stout. En el siglo XX, algunas fábricas inglesas experimentaron con la adición de ostras durante la elaboración de sus cervezas oscuras. Lo que en su día fue más una anécdota que una tendencia, hoy el movimiento de la cerveza artesanal lo rescata con más fuerza a fin de ofrecer referencias limitadas y tiradas exclusivas.

La idea parte de un típico maridaje victoriano que consiste en acompañar la stout con ostras, lo que en España es una caña con mejillones en vinagreta, por ejemplo. Ahora bien, no existe una receta estándar para producir esta interesante cerveza. La clave está en añadir ostras durante el macerado o la cocción, pero cada cervecero tiene su manera. Unos optan por sumergir solo las conchas, otros por incluir también la carne del molusco e incluso los hay que no se complican y agregan directamente concentrado de ostra.

Oyster Stout

¿Y a qué sabe una cerveza de ostra? La verdad es que a ostra no sabe. Eso tenlo claro. Haría falta una cantidad ingente de ostras para obtener ese resultado. Las ostras aportan un perfil más salino y mineral a la cerveza. Esto es especialmente interesante en cervezas con maltas muy torradas como la stout porque combina de maravilla con las sensaciones torrefactas. No en vano, la tradición inglesa se vale de sus aguas duras ricas en minerales para elaborar cervezas oscuras.

Para que cualquier persona lo entienda, el aporte mineral de las ostras potencia el sabor de la cerveza. La sensación es similar a la combinación de chocolate con sal ¿No lo has probado? Lo que te estás perdiendo…

Oyster Stout

En cuanto al maridaje, no hace falta inventar la rueda. Una oyster stout marida estupendamente con ostras por afinidad, pero también con otro tipo de mariscos. Atendiendo a la cultura española, le sentaría de fábula a un pulpo a la gallega con bien de pimentón, que por otra parte enlaza con el ahumado de las maltas.

Si tienes curiosidad por probar la auténtica oyster stout, algunas marcas como Porterhuse (República de Irlanda) o Martston’s (Reino Unido) son fáciles de encontrar a un precio accesible. También en España algunas microcerveceras han elaborado sus lotes de esta receta, como por ejemplo El Ayla (Cantabria) y La Cibeles (Madrid).

Oyster Stout
Artículo anterior Por qué añadir fruta a la cerveza
Artículo siguiente InnBrew aviva el sector cervecero