Ir a contenido
Cerveza y barbacoa - 1

8 cervezas para maridar una barbacoa

Con la llegada de la primavera comienzan a aflorar tímidamente las primeras barbacoas. Aunque en estos eventos sociales lo menos importante de lo más importante es la cerveza, también hay lugar para trabajarnos un maridaje de altura:

Cerveza y barbacoa - 3
  • Una rubia sin pretensiones: mientras logramos la brasa, no hay nada mejor que una cerveza para abrir boca. Podemos empezar con una pils, de corriente checa o alemana. Una cerveza para disfrutar sin complejos, rubia como el sol en un día despejado. En definitiva una opción fresca y altamente bebestible para animar unas patatas fritas o unas olivas gazpachas.
  • Un buen vinagre: ya sea para chorizos, morcillas y chuletas, carnes grasas agradecen una cerveza de perfil ácido. Aquí encontramos varias opciones, la mayoría en la tradición belga. La familia de las lámbicas nos ofrece múltiples opciones, tanto jóvenes como añejas, y con diferentes precios en consecuencia. Además, seamos francos, descorchar una botella siempre da un toque sofisticado a la velada. También encontramos alternativas como las berliner wisse.
  • Trigo alemán: se torna necesario tener a mano una botella bávara de medio litro si vamos a asar una pieza de cerdo o unas salchichas ¿Por qué? El factor cultural es suficiente justificación. Si no, pon atención a lo que se mueve en las carpas del Oktoberfest. De hecho, el dulzor del trigo irá genial con el cerdo.
  • Rauchbier: en este caso, maridaje por afinidad. Una cerveza ahumada funcionará muy bien con carnes contundentes como un costillar o un brisket.
  • Cerveza y barbacoa - 4
  • English porter: las maltas torrefactas, con su punto tostado, combinarán de fábula con panceta bien torrada, tiesa y chisporroteante, con su grasa caramelizada.
  • APA o session IPA: una cerveza muy americana (y de baja graduación) para acompañar un manjar igual de americano, la hamburguesa. Intentemos buscar una session IPA no tan afrutada, sino con un perfil más amargo, especiado y fresco, que vaya bien con la jugosidad de la hamburguesa y limpie el paladar.
  • Radler: una buena cerveza con zumo de limón, que las hay, irá de maravilla con unas alitas de pollo con la piel bien crocante. Combinación facilona, sí, pero es que cuando estamos entre amigos disfrutando, no queremos complicaciones.
  • ¿Y una sin alcohol o 0,0? Al fin y al cabo, durante una barbacoa tendemos a refrescarnos constantemente, pues la ingesta de carne tiende a ser excesiva. Procuremos que el consumo de alcohol no lo sea sin renunciar a nuestra bebida favorita. No en vano, los alemanes hacen unas magníficas cervezas sin alcohol en formatos de medio litro que bien pueden casar con unas mazorcas de maíz con aceite, sal y pimienta.

Como habrás podido comprobar, hemos optado por estilos comedidos en graduación. Seguro que cualquier cerveza belga potente, una doppelbock o una barley wine cuadran de maravilla en el maridaje sensorial, pero la realidad es que queremos acompañar de cerveza una comida que se puede alargar varias horas.

Cerveza y barbacoa - 2
Artículo siguiente Cómo envejecer correctamente una cerveza